27 noviembre 2008

... rescates ...



hoy toca día poético, después de anoche, una noche poética ... hacía tiempo que no le dedicaba tiempo a leer, abandonados tengo mis colecciones de libros y libros que tanto me hacen sentir y que no hago caso desde hace meses, porque existen causas que me hacen sentir de otras maneras, y es triste olvidar que a mi los libros me hacían sentir tanto, y es triste haberlos dejado de lado ... están ahí, en mis paredes, encima de mi mesa, pacientes ... esperando a que un día los coja, los desempolve, y los vuelva a oler antes de leerlos ... y que les devuelva el calor que ellos me dan cuando los agarro con fuerza ... cuando leo un poema, y casi cierro el libro, dejando un dedo en la página marcada, para reflexionarlo y volver a leerlo, para comprobar que hay otros seres que son capaces de transformar en palabras sensaciones y sentimientos que me recorren las tripas y que no soy capaz de explicar ...

carlos edmundo de ory, al que hago bastantes referencias, y del que no sé si ya he repetido alguno de sus poemas, es alguien así ... es un gaditano, poeta de postguerra, hijo de poeta, fundó el postismo en el 45, movimiento de vanguardia ... es surrealista, como yo considero casi todo lo que me rodea, será por eso que me siento tan identificada con su manera de explicar ... Francia, Marruecos, Perú y Bruselas han sido sus sitios vitales ... y que ya no cuento más de él ... mejor que os cuente él de mi ...

LOS AMANTES

Como estatuas de lluvia con los nervios azules
secretos en sus leyes de llaves que abren túneles
sucios de fuego y de cansancio reyes
han guardado sus gritos ya no más

Cada uno en el otro engacelados
de noches tiernas en atroz gimnasio
viven actos de baile horizontal
no caminan de noche ya no más

Se rigen de deseo y no se hablan
y no se escriben cartas nada dicen
juntos se alejan y huyen juntos juntos

Ojos y pies dos cuerpos negros llagan
fosforescentes olas animales
se ponen a dormir y ya no más.


DENISE

Cuando pongo mis manos de metal
mis manos primitivas sin destreza
en tu pelo abundante donde empieza

tu cuerpo que respira amor mortal.
Cuando tocan mis dedos tu total
altura de los pies a la cabeza
sin que me tiemble el pulso, amo la pieza
maravillosa de tu ser camal.

Y entonces de quietud y roce puro
tu mirada me vence, llena de aguas
y tu silencio femenino me arde.

De repente de acción me transfiguro
desciendo mi contacto a tus enaguas
y te desnudo y te amo y se hace tarde.

3 comentarios:

mai selbor dijo...

...que ya no cuento más de él...mejor que os cuente él de mi... joder eso es buenísimo, al igual que los dos poemas, las palabras me han acariciado el corazón...besos...

Anónimo dijo...

Qué bueno Julilla, Ory es grande. A mi me gustan un montón sus "aerolitos" (me parece que los escribió en los 60', también llamados "mínimas") y los poemas collage que se marcó en los 70'. Aquí van algunos aerolitos (a lo mejor ya los tienes, pero bueno por si acaso):

Maestro no: maelstrom

La araña borracha de whisky

Juro sobre un hacha de oro

Siete ideas me vinieron a la mente, una detrás de otra.
Y digo siete como podría decir setecientas.

Prender con kerosén el pasado

Cambiar de nombre cuando se está enfermo

Di algo que no sepas decir

La gula que estrangula

El pavo color rosa es cosa pavorosa

Vive el mundo sin domingo

Mi nombre de leche es un secreto.


Y los dos mejores aerolitos, con diferencia:

Platón como plátanos.

Descarta a Descartes.

Un saludo rubia.
Curro.

Rescates dijo...

Rescates yo también.

Gracias por estos versos, increíble la similitud, certo?

Ese abandono por las letras yo también lo conozco, pero por otras razones mucho menos lícitas y, desafortunadamente, mucho menos intensas.
Ya sabes que llevo mal mi enfermedad existente, creo que me voy a aplicar el aerolito del "comentario" (¿quién demonios habrá traducido así los "comments"?) de Curro:
"Cambiar de nombre cuando se está enfermo" para acabar bien la noche.

Hasta pronto cometa, por nada del mundo te volvería a atraer a la tierra cuando vuelas, se te ponen tan azules que te tengo que dejar confundida con la infinitud celeste. Tú a mi tb. Rescate. Salvación. Y sin embargo estamos advertidas de la dulce comodidad de las mentiras como balsas.

Entre tanto he vuelto a leer los poemillas, ¡qué acierto!: "tú cuerpo que respira amor mortal",
bello Rubs.
Un abrazo fuerte al Titi.

Igual me tienes allí el finde del 14 de diciembre, ya te cuento...

¡ay! que no me puedo ir, que mis manos no me dejan, manos embaladas y veloces, acortando distancias...estás aquí ¿verdad?, sí, abajo, en la cocina, preparas un té porque es tarde y sin té no me duermo porque tengo costumbres de mujer solitaria y viejuna y tú que lo sabes has venido a preparármelo.
Mi niña linda.