04 febrero 2010

... la tribu de los cáctus ...


... cuando las partes blandas se vuelven caparazones ...

recuerdo cuando recorría la vida con mis partes blandas al aire; recuerdo cuando todo era pura esponja, pura niebla blanda... la tribu de los cangrejos me rodeaba, y me recordaba que yo pertenecía a otra especie-tribu-grupo, a la especie de los mullidos, de los redondeados, de los cuerpos-almas-confort; nunca quise entrar a formar parte del club de los cáctus o almas pincho... aunque hay mañanas, que despierto con una de mis piernas convertida en pinza, y salgo a la calle y al empezar a andar me doy cuenta de que lo hago de perfil, cómo los de la otra tribu... en ese momento, me voy a la marisquería y me ofrezco para que me preparen en caldo, ya sólo sirvo para alimentar a las bestias...

3 comentarios:

nueva gomorra dijo...

¡Qué dureza de cactus! Yo me tomaba tu caldo, me apuesto lo que sea a que resucita a un muerto. No creo que los cactus puedan ser una tribu, aunque acepto la metáfora, pero los cactus son solos por naturaleza, su dureza no permite cercanía, ni siquiera en su propia dureza.
Julia redonda, cactus, desconocida, lejos, como sea.

Verificación de la palabra al más puro estilo chiquito de la calzada: gatol! ¿Qué te parece?

Enric dijo...

Cactus, cuidado con tus propios pinchos!

nueva gomorra dijo...

Hola cerucorticonimon! qué cactos más bonitos y pequeñicos! cuídate mucho! un besote!

j