17 abril 2008

... aceptando la realidad ...

ya no hay camino por recorrer... todo se ha quedado en una simple área de descanso, área de relax, de placer... aunque ese área tiene entrada y salida abruptas...
*
la entrada es ascendente, pero amable, hay flores en la cuneta de esa entrada y la pendiente no es muy pronunciada, siempre hace sol en el camino de entrada; invita a entrtar constantemente; tiene una campaña de marketing imaginado que da donde tiene que dar para que al final entres... ¡Estés donde estés!
*
y entras en ese oasis que es el área de descanso; hay sol y sombras para resguardarse de él; tiene un trozo de mar, otro de cielo, una parte montañosa y otra de sabana; tiene luna, estrellas, noches veeraniegas, flores, silencios, luciérnagas... Es el oasis más hermoso que jamás se haya visto... pero es temporal, no puedes quedarte ahí para siempre, tienes que abandonarlo, así, sin más...
*
y avanzas hacia la salida, llena de sueños, esperanzas fuerza y valentía... y aasomas la cabeza al camino de salida, y te da frío hasta mirarlo...
*
es un camino oscuro, frío, helado en algunas zonas, ruidoso y silencioso de una manera aterradora... y sabes que tienes que adentrarte en él, con esa valentía y esa fuerza que el oasis te ha dado; aunque por un momento piensas que toda esa valentía se quedó en el oasis; se quedó con el placer, con el deseo, que allí se está mejor...
*
y avanzó, se adentró en el camino de salida, y se pinchó con algunas zarzas, y se tropezó con las mil piedras que había, y se cayó en un par de ocasiones al suelo, pero se levantó. y cuando llegó al final, y después de haberse visto capaz, después de superar esto, de poder superar cualquier cosa en este mundo, volvío al camino real de nuevo.
*
dolorida por los golpes pero segura de que ya se estaba haciendo fuerte, segura de que ya no volvería a necesitar sentir ese placer del oasis, segura de que ella había superado a Epicúreo; vió un anuncio en el camino del "oasis del sol" y se volvió diminuta su fuerza, y marcó el númerro anunciado y llamó para poder volver a ese oasis...
*
y así se pasó de por vida...
*
julia y la aceptación de la realidad...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

de por vida..
o hasta que el oasis no le paecia tan lindo...
ni las luciernagas tan divertidas
y el sol le quemaba en vez de calentarle...
entonces volvio al frio camino...y vio que de las heridas de sus brazos brotaban flores preciosas, que ella brillaba cual luciernaga, que no habia rincon que no llenara con su luz..descubrio piedras de colores y formas inimaginables...un mundo aterrador y frio que ahora no parecia tan terrible...descubrio que podia ser fuerte, ser grande, ser unica...descubrio que la realidad la inventaba ella, cada instante, con sus pasos....

Joan Ferrà dijo...

Hola Julia!

Que más nos queda que aceptar la realidad, pero con tus palabras es más fácil hacerlo.

bueno, he estrenado un blog, espero que me visites, aunque es rollo político y está escrito en catalán.

Un besazo!

amme dijo...

amore aqui no puedo escribirte comentario alguno al respecto...hablamos...

besos y abracitos
negra