08 mayo 2008

... dos rusas rubias ...

*
cuando estoy triste, ella está contenta, y cuando ella está triste, yo estoy alegre … cuando estoy nerviosa, ella está calmada, y cuando ella bota de nervios, yo estoy relajada … cuando estoy borracha, ella también, y cuando ella está ebria, yo también… cuando no sé como terminar un poema, ella me ayuda a hacerlo … y cuando necesito leerle algo a alguien, ella me escucha con atención … cuando me equivoco, ella intenta corregirme … y cuando creo que no me equivoco, ella me recuerda que si o que no … cuando vuelo, ella me baja a la tierra, y cuando ella flota, yo la agarro como a los globos para que no se escape demasiado … cuando caigo, ella se transforma en colchón , y cuando ella se hunde, yo me transformo en tortuga de corcho rosa y la hago flotar … me resulta imprescindible haber encontrado a una persona que entienda mis “pegos” sin habérselos explicado …
*
me gusta cuando le digo “va, dice y se poneeeeeee……” y ella me contesta: “¿a mi que me vas a contar?”
*
me encanta porque es una nomocla, paquítica, sarcástica, linda y espectacular …
*
me encanta esta rubia porque le gusta leer, escribir, bailar, escuchar mil músicas, cerdear, sorollear, riachuelar, estar en silencio, abrazar, dar besos, clownear…
*
te quiero.

1 comentario:

una mamachicho cualquiera dijo...

Linda rubia, sabes que tengo mi tesoro moreno. Mi tesorito.
Rubia linda, sabes que ahora tengo uno rubio. Porque eres sabihonda.
Porque inventamos palabruscas. Porque bailamos solas hasta el amanecer y pegoseamos como bestias pardas a la orilla del mar con la camiseta mamachicho y brindamos por las mujeres que derrochan simpatía, porque aprendemos a la par a torear las corrientes alternas, monedero en axila. Porque cada rato con vos es una monja con nombre de utensilio de cocina pintado de matices imperceptibles a los demás, irrepetible y gigantesco.
Porque somos muy distintas, tan parecidas.
Linda, tengo un nuevo tesoro que me hecho volver a abrir las alas, unas alas que me crecieron hace tiempo pero no me atrevía a utilizar.
No hay palabras que expresen la complicidad entre dos rusas rubias que beben un ruso blanco, sólo leves intentos: estrambóticatragicomedia, cortomentos, montañismorusí… sabes a lo que me estoy queriendo de referir, verdad? O no?
Rubia, gracias a vos comencé a encontrarme en este lugar y, lo más importante, algo más en todos.
Julie, Julia, Juls, rubia, rubiaca, rubiasca… te quiero.