28 mayo 2008

... mirada confusa ...

... la confusión y la ambigüedad que provoca la visión de esta imagen refleja exactamente como están mis chacras ... o eso dicen ... chacras??? ... ya conoceis todos mi escepticismo ante estos temas tan de moda desde los noventa (otra vez) ... me han dicho que necesito a alguien que me equilibre mis chacras, y yo me pregunto, ¿no necesitaré mejor a alguien que no me los desequilibre? bueno, también depende del lado del espejo en el que esté ... ¿y en qué lado del espejo estoy ahora? pues no sé ... que alguien me lo explique ...
º
... julia-alicia al otro lado del espejo ...
º
... besos ...
- - - - - - - - -
- - - - - - - - -
- - - - - - - - -
este anónimo que ha dejado un comentario habla como si me conociera... por eso cuelgo aquí su comentario:
"Buenos días. Escribo para explicarle, con total certeza y rotundidad, en qué lado del espejo se encuentra. Usted se halla en el lado del espejo que usted quiere, el que elige en cada momento, el que más le favorece y el que más rechazo le causa. Está en un lado del espejo que nadie conoce, excepto usted (y yo, claro). Está en el borde del espejo y en la esquina superior izquierda, oblicua, salpicada a gotas en el espejo, resbalando y trepando por su superficie. Está haciendo acrobacias dentro del espejo. Mirándose provocativa e inmortalizando su mirada. Está riendo sarcástica con lágrimas en los ojos ante el reflejo. Está pegando los trozos del espejo con una mano. Está arañándolo con la otra. Está jugando al escondite, ganando y perdiendo ante el espejo. Está haciendo preguntas al espejito espejito que sabe quién puede responder…usted. No necesita a nadie, que la equilibre o desequilibre. Sólo necesita quererse para saber (a ciencia cierta) que el equilibrio está en usted, y que no lo tiene porque no quiere tenerlo. Porque es más interesante el mareo que le provoca dar vueltas ante el espejo. Porque le enamoran los reflejos, como yo. Vive para que el reflejo ilumine siempre tu cara."

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días.

Escribo para explicarle, con total certeza y rotundidad, en qué lado del espejo se encuentra. Usted se halla en el lado del espejo que usted quiere, el que elige en cada momento, el que más le favorece y el que más rechazo le causa. Está en un lado del espejo que nadie conoce, excepto usted (y yo, claro). Está en el borde del espejo y en la esquina superior izquierda, oblicua, salpicada a gotas en el espejo, resbalando y trepando por su superficie. Está haciendo acrobacias dentro del espejo. Mirándose provocativa e inmortalizando su mirada. Está riendo sarcástica con lágrimas en los ojos ante el reflejo. Está pegando los trozos del espejo con una mano. Está arañándolo con la otra. Está jugando al escondite, ganando y perdiendo ante el espejo. Está haciendo preguntas al espejito espejito que sabe quién puede responder…usted. No necesita a nadie, que la equilibre o desequilibre. Sólo necesita quererse para saber (a ciencia cierta) que el equilibrio está en usted, y que no lo tiene porque no quiere tenerlo. Porque es más interesante el mareo que le provoca dar vueltas ante el espejo. Porque le enamoran los reflejos, como yo. Vive para que el reflejo ilumine siempre tu cara.

mm dijo...

interesante comentario poético, y tú ¿qué dices?
el espejo disimula, cuando quiere, su existencia.Es cierto que el equilibrio está en nosotros y que aunque parezca que otros lo provocan o lo impiden, quizás la razón del temblor no sea tan borrosa anuestra mirada. Hace tiempo que no miro detenidamente el espejo, no tanto como quisiera, es una buenísima estrategia de conocimiento y conciencia, cuanto más dura es la imagen que encontramos, más hemos de mirarnos, observar qué se mueve indoor, y seguir el camino.
besos luminosos, mi niña
mm