16 julio 2008

... tormentas ...

dos tormentas eléctricas han pasado volando por encima de la ciudad... no han limpiado el ambiente, cosa que yo sinceramente esperaba y deseaba... han dejado alteraciones magnéticas, el viento levantó polvo, la humedad hacía que todo el que paseaba por la calle lo hiciera sudando... todo el mundo iba despeinado, y un poco perdido... no se entendía tanto calor con tanta humedad y no se entendía tampoco que a las siete de la tarde el día pareciera apocalíptico... mi actitud de ayer tarde fue de tarde de invierno... sofá, té, lecturas y música, pelis y documentales, y sueño... presionando la puerta del espíritu me fui quedando dormida... no sé a que hora... antes de que saliera el sol me ha dado frío, y me he tapado con mi manta invernal... hay sensaciones cotidianas incomparables... taparte con una manta cuando estás helada... el primer sorbo de cerveza cuando llegas de patearte la ciudad con mucho calor, ese primer sorbo de herve fresquita, y otros momentos que no quiero comentar ahora porque no es lugar ni momento, esos otros momentos y sensaciones que justo en el momento que los estás sintiendo no los cambiarías por nada, esas sensaciones que te hacen desprenderte por un momento de tu cuerpo y te hacen volar a otro lugar...
buenos días y un millón de besos...

1 comentario:

nafsak dijo...

Yo, gracias a este texto, decidí pensar que, en ocasiones, las personas somos como la tormentas.