19 noviembre 2009

... el cielo sobre berlín ...


si no la habeis visto todavía, no espereis más... esta película larga, como las de antes, con blanco y negro y color... al ver aparecer al principio a los ángeles no le dí mucha bola, pero notaba que me impactaban en exceso la fotografía y el oleaje de la cámara, y eso me terminó hundiendo en la película hasta el final... preocupaciones disfrazadas de normalidades, cotidianeidades que ya empiezan a rallar la locura, miedos, muchos miedos, y valentía, mucha también... esta película incita a vivir la vida de la manera más preciosa posible, y preciosa no significa llena de armarios con cajones repletos de ropa y cocinas llenas de vajillas y neveras vomitando productos caros e industriales a la vez, que eso no quita pa que de vez en cuando aquí algunos nos demos un homenaje de capitalismo.. preciosa significa haberla vivido como se merece... preciosa significa vivirla equilibrando por un lado o por otro la balanza de mil brazos que es nuestro alma, y que casi nunca anda calmada... preciosa significa que hay que probar, hay que explorar, que no hay otra vida, que pasa rápido; y si no que uno se pare a pensar, joder se me pasan los años volando (volando voy, volando vengo vengo...), y que cada uno lo haga a su manera... que cada uno llene su botella de experiencias mezcladas, de experiencias placenteras para el alma, y para la carne, y para la mente... equilibrios...

Os dejo con alguno de sus diálogos (o, quizá en este caso, monólogo):

Es maravilloso, vivir sólo en espíritu, y día a día, eternamente, dar fe de lo espiritual en las personas. Pero a veces me harto de mi existencia espiritual eterna. Entonces quisiera dejar de flotar eternamente por las alturas, quisiera notar que tengo peso, que se anulara la ausencia de fronteras, y ligarme a la Tierra.
A cada paso, y a cada ráfaga de viento, me gustaría poder decir: "¡Ahora, ahora, y ahora!" Y ya no decir más "desde siempre" o "eternamente". Sentarme en la silla libre en una partida de cartas. Que me saluden... aunque sea con un pequeño movimiento de cabeza.
Siempre que hemos participado en algo, ha sido fingiendo. Hemos fingido que en una velada de lucha, nos dislocaban la cadera... Hemos fingido que pescábamos en compañía... Hemos fingido que nos sentábamos en la mesa, y bebíamos y comíamos...Que nos servían cordero asado y vino en las tiendas del desierto...sólo lo fingíamos. No es que quiera tener un hijo, ni plantar un árbol. Pero que agradable debe ser, volver a casa después de un día pesado, y dar de comer al gato, como hace Philip Marlowe. Tener fiebre, mancharse los dedos de negro al leer el periódico, entusiasmarse no sólo por cosas espirituales, sino por las comidas, por el contorno de una nuca, por una oreja. Mentir. Como un bellaco. Notar que el esqueleto se mueve contigo al caminar. Suponer las cosas, por fin, en lugar de saberlo todo. Poder decir: "¡Ah! ¡Oh!" y "¡Ay!", en lugar de "sí" y "amén". Y por una vez, entusiasmarse también con el mal. Atraer hacia sí -de los transeúntes- todos los demonios de la Tierra. Y por fin, lanzarse a cazar en el mundo. Desmelenarse. O por fin saber qué se siente, cuando te quitas los zapatos bajo la mesa, y descalzo, mueves los dedos. Así... Estar solos. Dejar que todo ocurra.
....

4 comentarios:

nueva gomorra dijo...

Que buena entrada, Julieti, dan unas ganas enormes de ver la peli. Muy en la onda de los poemas imperativos de New Gomorre. Ay ese vivencialismo que llamamos bolañesco pero que podría ser tantitas cosas... Bravini!

nueva gomorra dijo...

Sí, yo también con ganas de ver la película. Gran monólogo, sobre todo lo del falseamiento, como decir mejor que él, lo del fingimiento, siempre en otra parte, pero... ¿cómo poder entusiasmarse con el contorno de una oreja? (entiéndase retóricamente).

Un fuerte abrazo, Julinsky.

La Durvan -NG-

olivenzia dijo...

donde estan mis heroes
donde estan mis niños
donde estan los mios
los duros de mollera
los originales...

nombrame musa, a mi, pobre e inmortal cantante que abandonado por sus oyentes a perdido la voz y que desde antaño el angel de la poesia se ha convertido hoy en un organillero ignorado y con frecuencia objeto de las burlas ajenas instalado fuera del umbral de la tierra de nadie...

Juana Marín dijo...

cuando comencé a ver esta peli, casi entro en el sopor, quizá no fuera el momento adecuado, pero poco a poco me fui enganchando a los poéticos diálogos o monólogos y a la belleza de imágenes. Genial la entrada, me han entrado ganas de verla de nuevo. Un saludo